El banquete y las migajas

  El auténtico banquete bueno es el que resulta igualitario, como ya advirtió  Zenódoto de Éfeso. Pero llegar hasta él no fue camino fácil. De hecho, quien fuera bibliotecario de Alejandría suponía que el hombre primitivo cometió sus primeros pecados durante el acto de comer; cuando al abalanzarse salvajemente sobre los escasos alimentos originaba tales... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑