El insecto perfecto de Abu Ghraib

Introducir al prisionero en una caja de confinamiento: hasta ocho horas, si el sospechoso tiene espacio suficiente para sentarse, no más de dos, si las dimensiones del habitáculo a penas alcanzan las de un ataúd. La privación del sueño no excederá las 72 horas. Las duchas frías no superarán los 20 minutos si la temperatura... Leer más →

Viena, entre la paradoja y la peste

Viena es una de esas ciudades que con el paso de los años han terminando convirtiendo en rasgo de personalidad la paradoja. Porque si algo parece marcar hoy a la capital del Danubio es su contradictoria proyección como ciudad imperial y sus íntimas entrañas provincianas. Borrados los recuerdos de la vieja Viena Roja, la ciudad... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑