Vomito luego exito

Juntar palabras para intentar contar algo siempre provoca desasosiego. Primero es la desazón frente al reto de hilvanar ideas, de articular las frases adecuadas. Luego la incertidumbre de saber quién podrá leer lo escrito, incluso la angustia al pensar que tal vez ese lector ni exista. Imagino que estas preocupaciones son compartidas también por aquellos... Leer más →

Los hombres a quienes brotan los cabrones

Del mismo modo que algunos cefalópodos reaccionan expulsando un chorro de tinta ante la presencia de un peligro, también los seres humanos experimentamos reacciones físicas incontroladas ante determinados estímulos, no necesariamente de naturaleza erótica. Así, una sensación de melancolía es capaz despertarnos un suspiro, la visión de una película melodramática hace infructuosos todos esfuerzos en... Leer más →

Tánger, siglo XXI

Son muchas las ciudades que arrastran resignadas su nostalgia de lo que nunca fueron. Tánger, sin duda, es una de ellas. Los pasos de Paul Bowles o William S. Borrouhgs son en la actualidad apenas un reclamo turístico cuyo eco se va apagando por entre el bullicio del Zoco Chico, y poco o nada queda... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑