De la moción de censura a la loción de ternura

Es bien conocida la afición que Zeus tenía por el transformismo a la hora de dar rienda suelta a sus inclinaciones calenturientas. Ignoramos si Ángela Merkel fue la última encarnación de la máxima autoridad del Olimpo, pero es sabido que la divinidad griega ya logró en una ocasión secuestrar a Europa convertido en un toro.... Seguir leyendo →

Anuncios

Yo también quisiera indignarme

Miles de españoles y españolas desearían poder indignarse porque la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos deja libres a los asesinos de sus seres queridos después de haber cumplido una condena legal. Pero no pueden. De hecho, miles de españoles y españolas se conformarían con haber visto juzgados alguna vez a los verdugos... Seguir leyendo →

Perdónalos porque no saben lo que hacen

Muchas cosas iban a cambiar desde el día en que, según cuentan, alguien que afirmaba ser el hijo de Dios pronunció en su trance de muerte aquellas palabras: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Antes, Yhavé -el presunto Padre- podía permitirse el lujo de desahuciar del paraíso sin contemplaciones a una pareja de... Seguir leyendo →

De elecciones, cifras y cucarachas

La ontología política suele distinguir tres tipos de categorías: la verdad, la mentira y las estadísticas. Estas últimas conforman una realidad viscosa, maleable, en la que la cuantificación se encarga de adaptar matemáticamente la cotidianidad a las formas más caprichosas y extravagantes aunque siempre, eso sí, proporcionales a las necesidades inmediatas de quien contrata el... Seguir leyendo →

Adiós a las armas

Todas las guerras comienzan con un primer disparo y terminan con un desfile. La mayoría de las veces, ese epílogo toma la forma de una marcha marcial, de un  estruendo castrense de botas anunciando que el final de la batalla dio paso a un tiempo de victoria. Pero en otras ocasiones, el adiós a las... Seguir leyendo →

Las cortas piernas de la democracia

Arnaldo Otegi no tiene quien le escriba.  Manuel Fraga, por el contrario, sí. De ello se encarga José Bono, el presidente más católico, apostólico y romano del Congreso que ha surgido de la bancada autoproclamada socialista. No es una casualidad que el castizo político castellano alabe la figura del incorrupto gallego y considere mezquino no... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑