Yo también quisiera indignarme

Miles de españoles y españolas desearían poder indignarse porque la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos deja libres a los asesinos de sus seres queridos después de haber cumplido una condena legal. Pero no pueden. De hecho, miles de españoles y españolas se conformarían con haber visto juzgados alguna vez a los verdugos... Leer más →

Sobre el destino y otras fatalidades

Explicar el porvenir, comprender el origen de nuestras dichas y desdichas, o dar sentido a lo que nos está pasando ha sido, desde el origen de los tiempos, una de las grandes obsesiones de los mortales. Es así como han ido surgiendo no solo distintas explicaciones, sino también diferentes personalidades de acuerdo a la lógica... Leer más →

Las implacables trastiendas carpetovetónicas

Las trastiendas siempre han sido uno de los lugares más fascinantes del mundo. Son espacios indeterminados, capaces de comunicar dimensiones distintas pero unidas, precisamente, por esas zonas de transición que, como las arenas movedizas, conectan la superficie y los abismos. Por eso tenemos la sensación de que en ellas todo es posible, como en las... Leer más →

La División Azul y los hechizos sin rumbo de Rajoy

España suele demostrar una natural inclinación a ninguna parte, siempre viajando con prisas y, si es posible, buscando atajos. Por ello, no causa extrañeza esa reciente noticia sobre un coche fúnebre circulando a 200 kilómetros por hora por la autopista AP-68 a su paso por Tudela, como si temiera llegar tarde a ese lugar indeterminado donde deberá... Leer más →

Perdónalos porque no saben lo que hacen

Muchas cosas iban a cambiar desde el día en que, según cuentan, alguien que afirmaba ser el hijo de Dios pronunció en su trance de muerte aquellas palabras: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Antes, Yhavé -el presunto Padre- podía permitirse el lujo de desahuciar del paraíso sin contemplaciones a una pareja de... Leer más →

Queridísimos difuntos

La crisis parece haber traído a España una extraña afición por la muerte. Necrofilia selecta, eso sí. Porque de un tiempo a esta parte en  este país se prodiga una curiosa inclinación hacia los cadáveres de alta alcurnia, esos difuntos cuyo último suspiro, irremediablemente brusco y violento, coincide con el estertor final de una época.... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑