Los niños de Fátima, Kichi y san Pedro Sánchez

Desde que Nietzsche decretó la muerte de dios siempre he pensado que lo mejor que podría hacer la iglesia católica era reconvertirse en una empresa de pasatiempos. El éxito del negocio estaría asegurado. Porque, vamos a ver, ¿cómo puede competir el más sesudo crucigrama, el sodoku más algorítmico o el más endiablado cubo de Rubik... Seguir leyendo →

Cañizares y el silencio

En su última película, Scorsese nos presenta el conflicto interior de un joven jesuita portugués ante el silencio de Dios frente a la cruenta persecución religiosa en el Japón del siglo XVII. Una tormentosa vivencia de la fe que el protagonista experimenta en una realidad que le resulta extraña y le supera, una lucha íntima... Seguir leyendo →

La comunión de las nalgas y la berenjena

Manuel Vázquez Montalbán destacaba que el gran elemento que hermana a todas las culturas bañadas por el Mediterráneo es el uso gastronómico de la berenjena. Su afirmación pone de manifiesto que el maestro era un antisistema, un rojo bon vivant con vocación melancólica a la esperanza, empeñado en destacar el único lazo que podría conseguir... Seguir leyendo →

Adiós a la mayoría silenciosa

Los extremistas son como los gafes, sólo que con alevosía. Si el gafe es capaz de desatar el desastre a su alrededor de forma involuntaria, el extremista lo hace con regodeo, llevado por una diabólica inclinación a la maldad. Para ello no duda en organizar algaradas callejeras escudándose en las más peregrinas reivindicaciones que ignoran... Seguir leyendo →

El BOE y la misión divina de Rajoy

El mismo día en que el presidente del Gobierno aseguraba que España había salido de la “pesadilla” de la crisis, el Boletín Oficial del Estado nos comunicaba, para que supiéramos a qué atenernos, que Dios existe (y Mariano Rajoy es su profeta, le faltó incluir). Sinceramente, no sé cuál de estos dos hechos me provoca... Seguir leyendo →

Solo nos queda la blasfemia

El 6 de enero de 1929, antes de entrar en los cines Ursulines de París, Luis Buñuel tuvo la precaución de llenarse de piedras los bolsillos. De este modo, esperaba contener la posible reacción del público que iba a asistir esa noche al estreno de Un perro andaluz. El cineasta aragonés tuvo suerte y, lejos... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑