Afganistán y el óxido que nos invade

La guerra de Afganistán ha terminado como estaba previsto, por mucha sorpresa que muestren las cancillerías occidentales y las mentes biempensantes. Por eso sorprende tanto esta sorpresa generalizada que Josep Borrell intenta encauzar con realista entereza: “Los talibanes han ganado la guerra y tendremos que hablar con ellos”. ¿Acaso el flamante jefe de la diplomacia europea... Leer más →

El bolero de Kandahar

Desamor y alcohol eran ingredientes básicos en aquellas viejas historias que nos contaba la música popular. Ahogar las penas de amor por los manchados mostradores de las tabernas fue uno de los principales recursos para mostrar en las canciones ese desagarro de los sentimientos, esa tragedia que solo las pasiones fatales lograban desatar. Por eso... Leer más →

La motocicleta del mulá Omar

Dos vehículos han simbolizado en la última década el sinsentido de las políticas occidentales en Oriente Medio. Uno ha sido el humvee, ese todoterreno del ejército estadounidense que logró transformar la invasión de Iraq en una campaña publicitaria para disparar sus ventas entre ejecutivos y profesionales con espíritu aventurero. El otro, la destartalada motocicleta con... Leer más →

El «déjà vu», la guerra y Ecclestone

Hace tiempo que la llegada de un año nuevo superó los límites del eterno retorno para asentarse en los espacios de un perpétuo déjà vu. Todo parece ya haber sido vivido antes, y mientras Ángela Merkel nos anuncia que 2012 volverá a ser un año peor que el anterior, los tambores de guerra regresan al... Leer más →

Los focos que iluminan el gran teatro del mundo

La Historia ha acumulado durante siglos una tendencia natural a lo teatral. A veces esa inclinación le llevó por episodios de tragedia y en otras ocasiones por los derroteros del vodevil y la opereta. En cualquier caso, se trata de una predisposición dramática que no viene determinada por las peculiaridades de lo narrado, sino por... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑