El pestilente recuerdo de Moby Dick

El 29 de diciembre de 1954 tenía lugar en el varadero de la Compañía Carbonera de Las Palmas una extraña botadura. No se trataba ni de un buque mercante, ni de un navío de guerra. Lo que la señorita Amalia Guillén, la inevitable hija del gobernador civil para este tipo de acto, bautizó aquel día... Seguir leyendo →

Anuncios

Sobre dinosaurios y saltamontes

El pasado nos fascina, como nos fascinaba el futuro cuando existía. Tal vez esa sugestión resida en la libertad que nos otorga el interpretarlo, el reconstruirlo y, llegado el caso, reescribirlo a nuestro antojo. Una peculiaridad que, en cierto modo, compartía -cuando existía, claro- con el futuro, que siempre se mostraba abierto a los caprichos... Seguir leyendo →

Cañizares y el silencio

En su última película, Scorsese nos presenta el conflicto interior de un joven jesuita portugués ante el silencio de Dios frente a la cruenta persecución religiosa en el Japón del siglo XVII. Una tormentosa vivencia de la fe que el protagonista experimenta en una realidad que le resulta extraña y le supera, una lucha íntima... Seguir leyendo →

Pedro Sánchez y el holocausto caníbal

Los tupiambaes eran una curiosa comunidad indígena que habitaba en el actual estado brasileño de Rio de Janeiro. Constituidos por diferentes tribus, por lo común enfrentadas pero unidas frente a la amenaza exterior, los tupiambaes se caracterizaban por integrar en su seno a los enemigos capturados. Aunque nunca dejaban de considerarlos unos extraños, el grupo... Seguir leyendo →

La actriz insignificante y la nieta de Mussolini

Los insignificantes tienen la extraña capacidad de transformarse en sublimes, aunque por lo común ni ellos mismos lo saben. Es una curiosa propiedad que puede manifestarse de repente, sin previo aviso e incluso, en ocasiones, en el momento justo. Por eso son tan peligrosos. Y por eso existe un acuerdo generalizado entre los reyes de... Seguir leyendo →

King Kong anda suelto por París

Hollywood supo muy pronto que la cotidianidad contiene en su esencia una frágil línea para separar la placidez del horror. La conciencia de esa endeble fronteraserá una de las claves para consolidar los géneros cinematográficos. Cuando la bella Fay Wray es ofrecida en sacrificio por los aborígenes de una desconocida isla, su alarido de pavor... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑