Las rapadas, el cuerpo de la mujer como fosa invisible del franquismo

Borrar a las víctimas fue uno de los peajes que el franquismo impuso para abrir el paso a la democracia. Con ello se facilitaba el travestismo democrático que permitió a los responsables de la dictadura continuar en sus cargos. Pero también permitía desdibujar a unos victimarios, bien protegidos además por una ley de amnistía convertida... Leer más →

Yo también quisiera indignarme

Miles de españoles y españolas desearían poder indignarse porque la sentencia de la Corte Europea de Derechos Humanos deja libres a los asesinos de sus seres queridos después de haber cumplido una condena legal. Pero no pueden. De hecho, miles de españoles y españolas se conformarían con haber visto juzgados alguna vez a los verdugos... Leer más →

James Cagney y la sutil teoría del orden público

En otros tiempos, cuando los sueños todavía eran en blanco y negro, nadie podía imaginar otro enemigo público que no fuera James Cagney. La cara ancha del actor neoyorquino pondría rostro al gánster más peligroso surgido de los bajos fondos  en el célebre filme de William A. Wellman. Su pelo ondulado y su mirada picarona... Leer más →

Manuel Fraga y los personajes en busca de un actor

Algunos personajes tienen la extraña capacidad de anular la personalidad de los actores que los encarnan. Los desconcertados intérpretes nada pueden hacer para evitarlo; sin resistencia posible son vampirizados, fagocitados de tal forma que solo pueden asumir con resignación su condición de peleles en manos de unas criaturas de ficción que les conducen irremediablemente hacia... Leer más →

El síndrome de Hamlet

Desde que un lejano 30 de enero de 1649, el tiránico rey de Inglaterra Carlos I observó con impotencia como el verdugo le separaba la cabeza del resto del cuerpo, las monarquías de todos los reinos viven bajo los efectos de una rara enfermedad. La dolencia se acrecentó siglos más tarde cuando Luis XVI y... Leer más →

Las olas

Faltaban pocos días para la Navidad de 1977 cuando las olas comenzaron a dejar pequeños bultos sobre la arena de las playas de Santa Teresita y Mar del Tuyú. Eran tímidos cuerpos descoyuntados, avergonzados de sus grotescas posturas encogidas y empapadas. Los forenses, tras una rápida inspección ocular, tuvieron pocas dudas sobre las causas de... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑