Lo nuevo y lo caduco

Hace solo unos pocos años cuestionar esta fase superior del capitalismo que ha venido en llamarse globalización, suponía ser objeto de las más variopintas descalificaciones. La desregulación del capital financiero y su hegemónico dominio sobre la lógica del sistema económico, se presentaba como un fenómeno consustancial al país de las maravillas que nos anunciaban Bill... Leer más →

La suciedad que oculta la alfombra

Los grandes pensadores que hace solo unos años nos sorprendían con sus afectados discursos sobre la necesidad de refundar y regular el capitalismo, han encontrado en los últimos meses la excusa perfecta para dejar aquellos devaneos socializantes en el limbo eterno de las aguas de borraja. Y lo han conseguido sin tener que rebuscar soluciones... Leer más →

El elogio de la locura

Hace ya muchos siglos que Erasmo de Rotterdam elogió las virtudes de la locura, ese estado del espíritu que al despojarnos de los prejuicios sociales nos permite nombrar todo aquello que, por el contrario, los tenidos por cuerdos e incluso sabios prefieren ocultar por imperativo de la conveniencia. Porque bajo el cobijo de lo grotesco,... Leer más →

Los focos que iluminan el gran teatro del mundo

La Historia ha acumulado durante siglos una tendencia natural a lo teatral. A veces esa inclinación le llevó por episodios de tragedia y en otras ocasiones por los derroteros del vodevil y la opereta. En cualquier caso, se trata de una predisposición dramática que no viene determinada por las peculiaridades de lo narrado, sino por... Leer más →

El calor ideal para el huevo de la serpiente

Septiembre siempre llega acompañado por dos ineludibles augurios: el de una conocida firma comercial que nos recuerda la “vuelta al cole” y el de los medios de comunicación que periódicamente nos anuncian la inminente llegada de un “otoño caliente”. El primero nos permite constatar, año tras año, la habilidad que tienen estos grandes almacenes para... Leer más →

El retorno de los lestringones

Hubo un tiempo en el que los marinos helenos temían a la furia de Poseidón, capaz de desviar  navíos de su ruta para conducirlo a los abismos sin más motivo que su maleficencia. Era el tiempo en que Polifemo, el cíclope, devoraba a los desdichados que se aventuraban hasta su gruta, o cuando  Antífate, al... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑