Los hombres a quienes brotan los cabrones

Del mismo modo que algunos cefalópodos reaccionan expulsando un chorro de tinta ante la presencia de un peligro, también los seres humanos experimentamos reacciones físicas incontroladas ante determinados estímulos, no necesariamente de naturaleza erótica. Así, una sensación de melancolía es capaz despertarnos un suspiro, la visión de una película melodramática hace infructuosos todos esfuerzos en... Leer más →

El bolero de Kandahar

Desamor y alcohol eran ingredientes básicos en aquellas viejas historias que nos contaba la música popular. Ahogar las penas de amor por los manchados mostradores de las tabernas fue uno de los principales recursos para mostrar en las canciones ese desagarro de los sentimientos, esa tragedia que solo las pasiones fatales lograban desatar. Por eso... Leer más →

La motocicleta del mulá Omar

Dos vehículos han simbolizado en la última década el sinsentido de las políticas occidentales en Oriente Medio. Uno ha sido el humvee, ese todoterreno del ejército estadounidense que logró transformar la invasión de Iraq en una campaña publicitaria para disparar sus ventas entre ejecutivos y profesionales con espíritu aventurero. El otro, la destartalada motocicleta con... Leer más →

La moral y las víctimas

Moralizar el capitalismo se ha convertido en la gran obsesión de Nicolas Sarkozy. Mientras en España el desempleo ha crecido un millón de personas en los últimos doce meses y la cifra de los cuatro millones de parados se deja ya entrever en el horizonte, cruzando los Pirineos el presidente francés sigue empeñado en reconducir con buenas... Leer más →

El buen samaritano y la sangre

    El arqueólogo Yuval Peleg es de complexión fuerte. Sus gafas de sol resaltan apoyadas sobre la frente de su cabeza rapada, dando una apariencia poco académica a su rostro redondo. Sus movimientos ante la cámara son pesados. Apenas mira el objetivo mientras que, con cierta desgana, va desgranando las explicaciones del último descubrimiento:... Leer más →

Otra crónica para otra muerte anunciada

Ingrid Betancourt debe morir. Así lo decidió Álvaro Uribe cuando ordenó la masacre de la selva de Sucumbíos. La bomba que destrozó el aliento de Raul Reyes incluía en su onda expansiva la sentencia última para la quebradiza mujer. Los cuerpos desgarrados de los guerrilleros, sorprendidos mientras dormían, tiroteados por la espalda, marcan así otra... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑