Pecados de Navidad


lbr_viejito_dinero-730x382

La Navidad, como toda fiesta religiosa que se precie, es tiempo propicio para el pecado. Pecado bienintencionado, por supuesto. Ahí están, por ejemplo, esos 90.000 euros pagados por el Hospital Provincial de Castelló a las empresas de la trama Gürtel para montar el belén de nada menos que 800 piezas. Una cifra sin duda anecdótica dentro de los casi 33 millones de euros que se embolsaron del centro hospitalario las empresas investigadas, e insignificante para el conjunto de la mordida gestionada por los chicos de Correa. Pero en cualquier caso un detalle nada menor que viene a recordarnos que la Navidad es ese tiempo de ilusiones en el que la sonrisa de un niño no tiene precio.

Como tampoco lo tiene alcanzar esa tranquilidad de conciencia que da poner un pobre en la mesa durante estas fechas tan señaladas que ya están a la vuelta de la esquina. Nos lo enseñó el maestro Berlanga con su Plácido y hoy la globalización realmente existente se encarga de mantener vigente su espíritu gracias a su incansable democratización de la pobreza. Porque si la santificada Teresa de Calcuta nos advertía que la pobreza es una bendición de Dios, deberemos admitir, aunque le pese a nuestro agnóstico escepticismo, que el mundo en el que vivimos está más bendecido que nunca.

Por suerte, la escala de las penurias y las desigualdades ha alcanzado niveles tan elevados que ha sido posible transformar a los pobres en estadística. De este modo, los ricos de hoy en día pueden promover su caridad con criterios macroeconómicos, sin la necesidad de pasar el mal trago de tener que rozarse con el harapo. Es ese filantrocapitalismo, que tan bien retratan Antonio Ariño y Joan Romero en su libro La secesión de los ricos, consistente en desmantelar en estado del bienestar, eludir impuestos, reconvertir los paraísos perdidos de Milton en paraísos fiscales y declarar caduca cualquier pretensión de justicia social, al tiempo que se crean fundaciones desde las que instaurar la ley suprema de la caridad globalizada.

En esto Bill Gates es un aventajado. Pero no está solo. Mark Zuckerberg también nos iluminaba hace poco desde la cumbre Asia Pacífico celebrada en Lima, sobre la tan necesaria sensibilidad social. Para el mediático multimillonario solo existe una solución para acabar con las desigualdades en el mundo: la conectividad. Y es que para el todopoderoso fundador de Facebook los problemas sociales del planeta no se superan con anticuadas políticas redistributivas, sino con propuestas cuya sencillez es tan extrema que no habíamos reparado en ellas. Como abrirse un perfil en Facebook, por ejemplo, que permita a todos los pobres sentirse integrados junto a los 2.700 millones de personas que ya forman parte de su red social, mientras aumentan la cuenta de beneficios de Zuckerberg y, de paso, se sienten protagonistas compartiendo en el ciberespacio fotografías de ese entrañable gatito que luego podrán comerse tan ricamente si no encuentran nada mejor que llevarse a la boca.

En fin, que se acerca la Navidad y por unos días somos un poco mejores. Hasta en nuestros pecados. O pecadillos. Como cuando tomamos esa copa de más durante la inevitable cena de empresa en la que nos sentimos mucho más unidos a nuestros compañeros sin la necesidad de pagar la trasnochada y engorrosa cuota de un sindicato. Supongo que esa camaradería fraternal es la que perseguía Víctor Sahuquillo cuando cargaba algún que otro gin tonic a la contabilidad de Divalterra, la empresa de la diputación de Valencia heredera de la inolvidable Imelsa.  Un calor humano sin cabida en esas normativas de las que el directivo asegura haber sido ignorante y que ahora le obligan a retornar el coste de aquellas inocentes copas cuya repercusión mediática ha terminado provocándole mayores dolores de cabeza que una mala resaca. Repercusión, por cierto, que no tuvieron en algunos de esos medios la sangría de épocas pasadas. El olvido editorial parece ser otro de los pecadillos que traen las luces navideñas.

Como consuelo a su desafortunado desliz, puede que Sahuquillo se encuentre en la próxima cena con la fugaz sorpresa de algún regalo inesperado. Uno de esos presentes baratos que acostumbran a ofrecer esos amigos invisibles cuyo anonimato nos libra de la obligación de saludar al día siguiente al entrar al trabajo. Es una de las ventajas que tienen estas familiares fiestas de amigos incorpóreos, pecados disimulados y pobreza estadística. Aunque por desgracia no faltará tampoco la tradición de aquel sabiondo de turno que a la segunda copa se empeñe en fastidiarnos el turrón y los villancicos con la moralina de la hipocresía del mundo. Aguafiestas de consigna fácil: miserables de todos los países, uníos… en Facebook.

Artículo publicado en eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: